Reforma de las pensiones – La traición de Toxo y Méndez

Hace unos meses, al igual que ocurría hace 15 años, intervino el gobernador del Banco de España en la Comisión del Pacto de Toledo.
Esta Comisión se encarga de evaluar cada 5 años el funcionamiento del sistema de pensiones. Dijo el gobernador, que la Seguridad Social podía incurrir en un déficit por primera vez en mucho tiempo, y planteó la necesidad de hacer reformas en la normativa actual para evitar una situación traumática del sistema de pensiones en un futuro no muy lejano.

Hay un refrán que dice “A río revuelto, ganancia de pescadores”.

No hay duda de que, aprovechando las circunstancias que estamos viviendo con la llamada “crisis económica”, este Gobierno que se dice “socialista” haya sacado de nuevo, al debate de la opinión pública, la reforma del sistema de las pensiones, continuando con su política de agresión planificada a los trabajadores y de generación de negocio para “los pescadores”.

Pero ¿cómo se financia este sistema y qué se pretende con esta reforma?

El actual sistema de pensiones

En la teoría es un sistema de prestaciones de carácter universal, que pretende atender la necesidad de todos los ciudadanos, basado  en los principios de solidaridad y redistribución de rentas, pero en la práctica nunca lo hace.

También en la teoría se basa en dos ámbitos; las pensiones no contributivas, con una clara influencia electoral y las contributivas donde empresa y trabajador cotizan durante un tiempo establecido y con un sistema de reparto se recaudan y pagan las pensiones. En la práctica, el ámbito fundamental de pagar las pensiones son los pobres.

El superávit de los últimos años ha sido fruto del trabajo de los pobres en nuestro país, y del gigantesco trabajo que es el Sur empobrecido.

En los últimos 20 años se ha duplicado el número de pensiones contributivas, y el trabajo de los inmigrantes en las últimas dos décadas han sido un auténtico regalo para poder pagar esas pensiones.

El dinero de la hucha de las pensiones está invertido en un 90% en Deuda Pública. Y uno de cada 3 euros de esta deuda lo tiene la banca en sus balances.

De forma voluntaria hay fondos de pensiones privados. 1 de cada 4 contribuyentes declara tener uno. El 40% del total de estos trabajadores tienen rentas inferiores a 21000 euros al año. Los que más ganan optan por otras alternativas de ahorro y previsión que no son los fondos de pensiones. El 43% de las rentas superiores a 60.000 euros al año no confiaron sus ahorros a los fondos.

En España, los planes privados representan el 12% del PIB. La media de los países de la OCDE es del 60% del PIB.

Hace unos días se hizo pública la rentabilidad de los fondos de pensiones, y muchos de ellos ni siquiera superan a la inflación, es decir, que generan pérdidas. En los últimos años han perdido un 20% de su valor. Mientras tanto, las gestoras de los fondos se embolsaron más de 1000 millones de euros en 2009.

El debate sobre la reforma que se propone

Destacamos por su análisis y propuestas lo que dicen estudios recientes del Círculo de Empresarios y de una comisión que preside Rodrigo Rato impulsada por Unespa, la patronal aseguradora, participando como experto José María Fidalgo.

Su propuesta se resume en que el modelo ha de tener tres soportes: un sistema público de pensiones, un sistema de capitalización obligatorio, donde el trabajador decide si la gestión es pública o privada y en qué activos invertir, y al que aportan trabajadores que superen un mínimo nivel de ingresos, con lo cual las rentas más bajas no tendrían este sistema, y finalmente un sistema de ahorro individual voluntario. Una de sus conclusiones ha sido retrasar la edad de retiro.

El Gobierno está barajando ampliar la edad de jubilación a 67 años, también está pensando en la reestructuración de las pensiones de viudedad, y estas pensiones hoy en día son de pobreza, así como ampliar el periodo de cotización.

La falsedad de este debate

En la reforma del sistema de pensiones, se está centrando el debate en la crisis económica (se ha afirmado que la crisis acaba con el dinero de las pensiones no contributivas) y de forma incidente en el tema del envejecimiento de la población, afirmándose que a medio plazo no podrá financiarse el actual sistema de pensiones.

Pero el verdadero debate debemos centrarlo en que vivimos bajo un sistema imperialista, que se sustenta en la explotación y la esclavitud.

En nuestro país nos encontramos con una tendencia al paro creciente, principalmente con muchas dificultades de encontrar trabajo los jóvenes (rozamos el 50% de paro juvenil), los inmigrantes (con una tasa de paro del 30%, por encima de la media nacional) y los parados de larga duración (en su mayoría mayores de 50 años); con una economía que no provoca crecimiento económico, disminuyendo el PIB; con una disminución de los salarios por el empleo precario. Algunos datos sobre esto son que desde hace 15 años (los mismos años que han pasado desde el anterior debate sobre el sistema de pensiones), un 40% de la fuerza laboral en España es temporal o está en desempleo. El 90% de los empleos destruidos en 2009 eran temporales, y de cada 100 que se hacen nuevos, 93 son temporales. La mitad de los trabajadores en España son mileuristas. Con una economía sumergida que afecta a 1 millón de trabajadores, que han perdido todos sus derechos laborales, que supone el 25% del PIB español y que mueve 240.000 millones de euros.

Esta degradación del trabajo está provocando que en España el 10% de la población más rica se apropie del 70% de la riqueza de nuestro país, mientras que el 90% restante nos repartimos el 30% de la riqueza.

El capital, que no es más que trabajo acumulado, no sólo no se está invirtiendo en generar empleo, sino en destruirlo (5 millones de parados), en hacerlo precario e inestable (el 93% de los contratos que se están firmando son contratos de trabajo temporal), necesitando el trabajo de los inmigrantes (12 millones de aquí al 2050 según Sami Nair),y en deslocalizar este trabajo a países donde existe esclavitud infantil, donde se explota a niños y adultos con jornadas de trabajo de más de 12 horas diarias en condiciones infrahumanas y con salarios de miseria. Hablamos de la existencia de 400 millones de niños esclavos, de 1600 millones de personas en paro, y de más del 60% del trabajo de los adultos en la más absoluta precariedad  y explotación, sin contratos ni derechos laborales de ningún tipo.

Corrupción política y sindical

Según el Reglamento de las Cortes Generales, los diputados y senadores españoles tienen derecho a una pensión de jubilación tras haber ocupado su escaño durante 7 años. Con más de 12 años en el cargo, reciben cada mes su sueldo completo de más de 3000 euros. Los ex ministros y ex presidentes reciben una pensión vitalicia del 80% de su sueldo, actualmente de más de 5000 euros al mes, cuando llegan a la jubilación. Es más, cuando se tramitó una ley, la Ley de inclusión en el Régimen de la Seguridad Social y la extensión por desempleo a cargos públicos y sindicales, diputados autonómicos y concejales para que pudieran cobrar el paro, esta ley se aprobó por unanimidad. Y en España tenemos 80.000 cargos electos y 300.000 delegados sindicales.

 

De la financiación de los partidos políticos, los ciudadanos pagamos el 92% de sus gastos.

Un destacado periodista afirmaba que “todos los partidos se financian ilegalmente, que están bajo el control de los lobbies, relacionados con la información privilegiada en la Bolsa y los grandes saqueos de las obras públicas”.

De la financiación de los partidos políticos, los ciudadanos pagamos el 92% de sus gastos. Prácticamente el resto lo cubre la banca, con la que están endeudados hasta las cejas y no dejan de salir a la opinión pública cancelaciones de deudas millonarias por impago de créditos. ¿Va a plantearse la banca hacer lo mismo con las familias que está desahuciando por impago de cuotas en la hipoteca de sus casas?

Esta financiación de partidos y sindicatos bien merece un serio debate. Sólo con lo que se gastaron los partidos en las últimas elecciones generales se financia toda la enseñanza de formación profesional de España. Y así nos va el pelo con más de un 30% en fracaso escolar, sin motivación ni vocación alguna.

Los sindicatos se encuentran detrás de los fondos de pensiones privados. El diario La Gaceta hacía pública la sonora noticia de que el líder de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, preside una consultora de pensiones privadas, que se llama Consultora de Pensiones y Previsión Social, Sociedad de Asesores S.L.

Ante el debate de la reforma del sistema de pensiones, Toxo contestó a los periodistas no tener plan de pensiones privado. “Nunca he tenido capacidad de ahorro suficiente”.

UGT y CCOO se dan la mano en una entidad bancaria en Gestión de Previsión y Pensiones Entidad Gestora de Fondos de Pensiones S.A, GPP, que en 2007 gestionaba un total de 46 fondos de pensiones, donde CCOO tiene el 20% y UGT otro 20%. La otra gestora donde participan los dos sindicatos mayoritarios con un 30% del accionariado es Fonditel, del Grupo Telefónica.

Corrupción económica

En un artículo de Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía, éste recogía, ante las ayudas concedidas a la banca, a las empresas de seguros y a las financieras,  cómo nunca se ha transferido tanto dinero de tantos para tan pocos. Que han sido los pobres quienes han transferido dinero a los ricos. Dinero que ha ido del bolsillo de los contribuyentes a pagar primas y dividendos hinchados de los ricos. Esto supone que cada español soportemos ya 50.000 € de deuda pública y privada.

El Gobierno no sólo ha salido en ayuda del sistema financiero, también ahora le ha tocado dar respaldo a las grandes constructoras. Les va a dar avales públicos para las infraestructuras.

¿Alguien en este país tiene alguna duda de que quienes fijan la política económica del Gobierno no sean Botín, Florentino Pérez, Entrecanales, Luis del Rivero y compañía? ¿No son estos señores los mismos que aparecen en la revista Forbes dentro de los destacados millonarios…?

La banca se ha embolsado plusvalías de más de 20.000 millones de euros en los últimos dos años.

Para las eléctricas, la subida de la luz con la que nos van a robar a todos,  porque la luz es un 40% más cara desde que Zapatero llegó al poder.

¿Cómo nos explican que en plena crisis, con la situación de paro que hay, la bolsa española haya despedido el segundo mejor ejercicio de la última década? La española se gana el puesto entre las principales plazas mundiales más rentables en el año y de la década.  Más de 40 valores de la bolsa se han revalorizado más del 30%. Dos empresas constructoras con revalorizaciones superiores al 100%. El Santander y BBVA en los primeros puestos alcistas. El BSCH es el 4º banco del mundo por beneficios, detrás de los tres grandes bancos chinos. Los beneficios del año 2009 casi baten record histórico, pues la cifra es de casi 9.000 millones de euros.

Los sueldos y jubilaciones de los directivos de las empresas financieras, las eléctricas, constructoras… son escandalosos, teniendo en cuenta los millones de trabajadores sufriendo el crimen del paro, paro generado en buen porcentaje por esas mismas empresas.

Los diez mayores fondos españoles del sistema individual de fondos de pensiones están concentrados en cinco entidades bancarias –BBVA, Santander, La Caixa, Popular y Caja Madrid- y acaparan más de 11.000 millones (un 20% del patrimonio total).

Corrupción social

Debemos aprender de la historia, para no caer en los mismos errores.

Götz Aly ha escrito sobre el saqueo de la Alemania nazi. Podemos ver cómo describe la imprescindible colaboración que necesitó el Partido Obrero Nacionalsocialista de la banca. Fueron cómplices del saqueo, colaboradores constructivos que facilitaron un expolio más eficaz. Pero también necesitó de las familias obreras alemanas, a las que compró preocupándose por su bienestar. Describe cómo los trabajadores forzados judíos, gitanos y del Este de Europa pagaban más del triple de impuestos y cotizaciones sociales ante el silencio cómplice de los beneficiarios “nativos”.

Denuncia que hubo corrupción social, y no sólo de la economía privada y estatal.

Hoy estamos aceptando que paguen más impuestos quienes menos tienen, hoy nos beneficiamos del robo permanente y sistemático a los países empobrecidos a través de múltiples mecanismos que ya nadie cuestiona, aceptamos que nuestro país venda armamento a países en guerra y nos beneficiamos con ello, vemos morir en nuestras costas a los inmigrantes, aceptando que lleguen los más preparados, los más fuertes y nos seguimos beneficiando con ello, compramos ropa, juguetes, muebles, comida que está manchado con la sangre de los niños esclavos y nos alegramos de su precio, y sin darnos cuenta beneficiarnos con todo ello y nuestro silencio  nos está haciendo cómplices.

Cómo ha de ser nuestra respuesta

Debemos ver esta propuesta de reforma del sistema de pensiones dentro del mismo marco que están planteadas el resto de reformas que van poniéndose encima de la mesa por parte del Gobierno: reforma laboral, reforma del sistema financiero con las fusiones de las cajas de ahorros, reforma del sistema educativo, reforma fiscal, etc, y ver la evolución histórica de todo ello para entender hacia dónde vamos.

No olvidemos el marco imperialista, y cómo con estos planteamientos se están tocando principios fundamentales como la Justicia. Y también muy importante decir que lo que se está planteando es el hundimiento de la Solidaridad. Si hoy nos cargásemos el sistema público de pensiones, se dejaría en la pobreza al 80% de nuestros viejos. Pero no podemos olvidar que son los pobres quienes están financiándolo.

Son estos partidos políticos, estos sindicatos al servicio del imperialismo dominante, este sistema económico y financiero quienes nos están diciendo a los trabajadores españoles cómo debe ser nuestro trabajo, nuestra vida personal y familiar, nuestro presente y nuestro futuro… y les estamos dejando.

¿Tienen algún derecho a plantear los debates como lo están haciendo, cuando para ellos legislan de diferente manera que para el resto de los ciudadanos y familias trabajadoras? ¿No tendremos algo que decir nosotros en estos debates, o es que depositar el voto en las urnas cada 4 años anula toda nuestra responsabilidad en la vida política, económica, social y cultural de nuestro país?

El principal problema de la vida social española hoy es la falta de vida asociada. Así como en otras épocas en nuestro país se ha dado respuesta a los problemas desde la asociación, “Asociación o muerte” ponían de lema los obreros de primera mitad del siglo pasado, hoy el porcentaje de personas que pertenecen a alguna asociación es mínimo.  Nos han vencido, porque nos han dividido. Individualmente no tenemos respuesta ni al paro, ni a la precariedad laboral, ni al futuro de las pensiones, ni siquiera a la educación de nuestros hijos y su futuro laboral.

Tampoco tenemos respuesta si la asociación no tiene en cuenta los problemas de todos, que están relacionados pues la causa es la misma. Y hoy el hambre de las ¾ partes de la humanidad, la esclavitud de más de 400 millones de niños en el mundo y el drama del paro y la precariedad que afecta a más de 1600 millones de trabajadores exigen asociaciones internacionalistas.

Nos han impuesto el miedo, para poder vencernos. Y lo hemos aceptado así. Son nuestros intereses. Pero esto tiene víctimas. ¿Quiénes son hoy nuestras víctimas? Son los 100.000 muertos que matamos de hambre cada día, son los millones de niños esclavos que trabajan para nuestro consumo, pero también entre las víctimas nos encontramos nosotros y se encuentran nuestros hijos, que son la primera generación en nuestro país con peores condiciones laborales que las de sus padres.

Hay un gran abismo entre la clase política española y el pueblo.

Leave a Reply