APOYO A LOS DESEMPLEADOS, PORQUE HE SIDO, SOY O PUEDO SERLO. UNIDAD Y LUCHA SON LA SOLUCIÓN

Publicado: Raúl López

La falta de trabajo provocada por la crisis económica, está llevando muchas familias en paro a no tener los medios para hacer frente a los gastos fijos de alimentación, vestido, vivienda, agua, luz, etc. Al haber agotado, en muchos casos, subsidios y ayudas. Sabemos que son muchos y están muy cerca de nuestra casa los vecinos en situación de emergencia social por la falta de trabajo.

Necesitamos reaccionar, desde todos los ámbitos, para evitar el sufrimiento y el agotamiento de tantas personas. Son necesarias medidas urgentes y políticas concretas, pensadas desde la perspectiva de las víctimas, que ayuden a que salgan adelante mediante su trabajo y a corregir esta injusticia.

El Ayuntamiento, como administración más cercana, debe preocuparse del bienestar de todos y cada uno de sus ciudadanos, especialmente del de aquellas familias a las que la falta de empleo golpea duramente. Y los grupos políticos deben recoger las iniciativas que la sociedad les presente, haciéndolas viables. Por esta razón, planteamos a los ayuntamientos que conviertan la lucha contra la situación de estas familias en la prioridad de la  acción municipal y que, para ello, aborden entre otras, las  siguientes medidas, dirigidas a las personas desempleadas:

● Compromiso de ejecución directa de proyectos y obras municipales, eliminando intermediarios. Contratación de trabajadores y trabajadoras atendiendo prioritariamente a criterios de necesidad social, especialmente a familias con todos los miembros parados y con menores.

● Exención de tasas de basura, alcantarillado y agua, IBI e Impuesto de Circulación. Tasa de examen para concursos, oposiciones o similares.

● Subvención del transporte público cuando éste sea necesario para recibir Asistencia Sanitaria, hacer gestiones para la búsqueda de empleo u otras

situaciones de necesidad similares.

● Creación de un FONDO MUNICIPAL PARA EMERGENCIAS SOCIALES, que se nutra, en parte, con el ahorro producido por la reducción de gastos en:  fiestas y representación, asistencias a plenos, comisiones y tribunales, sueldo de cargos políticos liberados y la eliminación de gastos suntuarios, protocolarios y en personal de confianza. Así como una mayor contribución tributaria de las rentas altas.

El capitalismo, que ha originado la crisis, está marcando las medidas de salida en su beneficio, y, de paso, retrasando la recuperación de laeconomía real.

Las consecuencias para la clase trabajadora y las clases populares son:

– El retroceso de conquistas conseguidas con mucho esfuerzo y sacrificio y el avance del paro, la pobreza y la exclusión social, así como la precarización de la vida de la mayoría de la población.

– La justificación es la reducción del déficit, pero el Gobierno renuncia a aumentar los ingresos del Estado, negándose a gravar más a las rentas del capital y rentas altas Mientras tanto, las rentas del trabajo soportan una carga fiscal desproporcionada y los recortes del gasto recaen en políticas sociales, más necesarias para las clases populares. También permanecen inalterables gastos como, por ejemplo, el militar o el destinado a la iglesia.

Frente a esto NO CABE LA RESIGNACION NI LA PASIVIDAD SINO LA LUCHA UNITARIA Y CONSTANTE, obligar al Gobierno del Estado Español a un cambio total en política social, económica, laboral y fiscal.

Leave a Reply