COMUNICADO 25 Noviembre 2011 Día internacional contra las violencias machistas desde COMISIÓN FEMINISMOS SOL

Hoy es un día más para nosotras -feministas- en el trabajo cotidiano por la defensa de los derechos

de las mujeres y personas trans, pero queremos aprovechar el 25 de noviembre como día reconocido

internacionalmente contra las violencias machistas para denunciar y expresar nuestras

reivindicaciones respecto a este tema.

– Denunciamos que las mujeres somos violentadas por el hecho de ser mujeres. Y que las

personas trans son violentados por la transfobia y el sistema heteronormativo. Ambas

violencias son producto de una sociedad machista y se ejercen con el fin de controlar

nuestros cuerpos, nuestra sexualidad y nuestra vida. Las violencias machistas no se pueden

comparar o asimilar a otras violencias y no son casos aislados, tienen el hilo conductor en el

sistema de opresión que lo sustenta, el sistema patriarcal.

– Denunciamos que la violencia ejercida hacia las mujeres por parte de parejas o ex-parejas,

aún siendo terrible, no es la única forma de violencia que sufrimos las mujeres y otros

sujetos no normativos.

– Denunciamos que existen otras violencias como las ejercidas en las calles, en el ámbito

laboral, en los bares, contra nuestros cuerpos, por las noches, durante el día, por familiares,

por extraños, en la publicidad y en los medios de comunicación, por las instituciones, en

forma de violaciones y abusos sexuales, de golpes, a través de una excesiva medicación, en

forma psicológica a nuestra autoestima e integridad, y en muchos casos en forma de

feminicidio y muerte.

– Denunciamos que estas violencias son muchas, constantes y no visibilizadas por la sociedad.

– Denunciamos que estas violencias se ejercen contra todas y todes: heteros, lesbianas, trans,

intersexuales, cuir, putas, mayores, niñas, adolescentes, migrantes, extranjeras, ejecutivas,

feministas, amas de casa, trabajadoras del hogar, catedráticas, conductoras de taxis,

enfermeras, fuertes, locas, macarras, dependientas del super, drogadictas, pijas y salvajes…

Y muchas, seguimos trabajando, denunciando, reclamando y proponiendo transformaciones

reales. Son diversas las estrategias que ponemos en práctica cada día, en nuestra vida cotidiana de

manera individual, solidaria con nuestras amigas y conocidos, vecinas y compañeros, como

colectivos autónomos feministas, en grupos, dentro de las instituciones, en red con personas de

otros países y otros continentes.

Por eso…

REIVINDICAMOS

– El derecho a una vida libre de violencias, a la soberanía y capacidad de decisión sobre

nuestros cuerpos y nuestras vidas independientemente de cómo vivamos nuestra sexualidad

e identidad de género.

– El fomento de una sociedad basada en el buen trato como modelo de desarrollo social

alternativo a la violencia estructural del sistema capitalista-patriarcal.

– Nuevas formas de masculinidad que se basen en la corresponsabilidad y en la no violencia.

– La visibilización de la violencia sexual contra mujeres y personas trans.

– La persecución de la violencia ejercida contra las mujeres más allá de todas las fronteras.

– La prevención y reparación del daño de las víctimas de trata priorizando el empoderamiento

de las mujeres tratadas por encima de la persecución de las mafias.

– La no estigmatización de las personas que ejercen prostitución y la derogación de las

normativas municipales que las criminalizan.

– La supresión de publicidades sexistas que atentan contra la diversidad de nuestros cuerpos

imponiendo un modelo de belleza irreal y opresora.

– La visibilización y reconocimiento de derechos en igualdad de condiciones de otras formas

de relación diversas más allá de las familias nucleares.

– Que el sistema y los profesionales sanitarios promuevan el vivir acorde con los ciclos de

nuestros cuerpos, sin medicalizarlos, porque no están enfermos.

– El reconocimiento de los saberes que las mujeres indígenas y de otros continentes, han

aportado para el mantenimiento de la vida, silenciados y ridiculizados desde el modelo de

hombre blanco occidental heterosexual.

– La autodefensa feminista y los grupos de confianza y apoyo entre mujeres y personas trans

como medida eficaz contra las violencias machistas.

– Todas exigimos ser reconocidas como susceptibles de sufrir violencias PERO también como

sujetas activas frente a las mismas.

Y mientras terminamos con este sistema…

– Que la Ley contra la violencia de género recoja todos los tipos de violencias.

– Que el Estado nombrado como aconfesional termine con los privilegios de la Iglesia católica

y no permita que sus preceptos morales (y los de otras iglesias) se reflejen en la legislación,

en el devenir de nuestras vidas y la consecución de nuestros derechos.

– Que el Estado y todos los agentes sociales asuman su responsabilidad para garantizar a las

mujeres -y personas que se nombran como tal- una vida plena sin violencias, es decir, una

vida que merezca la pena ser vivida, en diálogo real con colectivos y organizaciones

feministas.

Como parte del 15M, animamos a que todo el movimiento se una a las reivindicaciones contra las

violencias machistas en un grito único.

 

¡¡¡¡SI NOS TOCAN A UNA NOS TOCAN A TODES!!!

Leave a Reply