EL SABLAZO A LOS DESEMPLEAD@S ES MAYOR DE LO QUE HAN DICHO

El sablazo a los derechos de los desempleados es mucho mayor de lo anunciado en primera instancia

  El gobierno se “olvidó” citar algunos aspectos importantes de las medidas de recorte, aprobadas en el Consejo de Ministros el viernes, como es la supresión del subsidio para mayores de 45 años, la elevación a los 55 años del subsidio que hasta ahora era para mayores de 52 años, entre otras…

Ni el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy el pasado miércoles en el Congreso de los Diputados ni la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría este viernes en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, citaron alguna de las medidas que afectan a aquellos colectivos de desempleados con mayores dificultades para encontrar un puesto de trabajo. Eso sí, dejamos claro que esto afectará a los nuevos perceptores y no a los que reciben los subsidios o el RAI en la actualidad.

El Real Decreto-ley 20/2012, de 13 de julio, de medidas para garantizar la estabilidad presupuestaria y de fomento de la competitividad contempla en su letra pequeña más recortes de los anunciados e incluso, podría haber más porque la redacción de algunos apartados es bastante confusa, con lo que podría afectar al bolsillo igualmente. En cualquier caso, repasamos las que quedan más claras, tanto las que ya se anunciaron como aquellas que “olvidaron” citar:

- La prestación por desempleo pasará a ser del 50% de la base de cotización en lugar del 60% para los nuevos demandantes de empleo a partir del sexto mes de percepción.

- Se suprime el subsidio especial para mayores de 45 años, afectando esta medida exclusivamente a los potenciales nuevos entrantes. La eliminación de este subsidio no supone una desprotección para los desempleados, que pueden acogerse al subsidio ordinario, según cita textualmente el BOE.

- El subsidio para mayores de 52 años dice el BOE que “se racionaliza para garantizar su sostenibilidad y para incentivar el alargamiento de la vida activa”. Eso dice en el preámbulo pero en la disposición, pasa a hablar del subsidio para mayores de 55 años, aun cuando no tengan responsabilidades familiares, siempre que se encuentren en alguno de los supuestos contemplados en los apartados anteriores, hayan cotizado por desempleo al menos durante seis años a lo largo de su vida laboral y acrediten que, en el momento de la solicitud, reúnen todos los requisitos, salvo la edad, para acceder a cualquier tipo de pensión contributiva de jubilación en el sistema de la Seguridad Social.

- Se suprimen todas las bonificaciones a excepción de las destinadas a la contratación de discapacitados, así como a la contratación, a través de nuevo contrato de apoyo a los emprendedores, de jóvenes, mayores de 45 años parados de larga duración y mujeres. Se mantienen igualmente las bonificaciones a la contratación de jóvenes que se constituyan como autónomos, y personas que sustituyen a víctimas de violencia de género y trabajadores en baja por maternidad.

- La Entidad Gestora podrá suspender el abono de las prestaciones por desempleo cuando se aprecien indicios suficientes de fraude en el curso de las investigaciones realizadas por los órganos competentes en materia de lucha contra el fraude.»

- En aquellos subsidios que dependen de un nivel de rentas para obtenerlos, se cambian los criterios. Se considerarán como rentas o ingresos computables cualesquiera bienes, derechos o rendimientos derivados del trabajo, del capital mobiliario o inmobiliario, de las actividades económicas y los de naturaleza prestacional, salvo las asignaciones de la Seguridad Social por hijos a cargo y salvo el importe de las cuotas destinadas a la financiación del convenio especial con la Administración de la Seguridad Social. También se considerarán rentas las plusvalías o ganancias patrimoniales, así como los rendimientos que puedan deducirse del montante económico del patrimonio, aplicando a su valor el 100 por 100 del tipo de interés legal del dinero vigente, con la excepción de la vivienda habitualmente ocupada por el trabajador y de los bienes cuyas rentas hayan sido computadas, todo ello en los términos que se establezca reglamentariamente.

- «Durante la inscripción como demandante de empleo a que se refiere el párrafo anterior deberá buscarse activamente empleo, sin haber rechazado oferta de empleo adecuada ni haberse negado a participar, salvo causa justificada, en acciones de promoción, formación o reconversión profesionales u otras para incrementar la ocupabilidad. La salida al extranjero, por cualquier motivo o duración, interrumpe la inscripción como demandante de empleo a estos efectos.

- Por otra parte, se modifica el régimen de acceso a la renta activa de inserción (RAI) para reforzar su vinculación con el empleo y garantizar una mayor efectividad en la utilización de los recursos públicos. Se exige para el acceso a la Renta Activa de Inserción que previamente se haya agotado la prestación contributiva o el subsidio por desempleo para aquellas personas que tiene más de 45 años y son parados de larga duración y que durante el periodo de inscripción ininterrumpida como demandante de empleo (1 año mínimo) no se haya rechazado ninguna oferta de empleo adecuada, ni se haya negado a participar, salvo causa justificada, en acciones de promoción, formación o reconversión profesionales.

- La salida al extranjero, por cualquier motivo o duración, interrumpe la inscripción como demandante de empleo a estos efectos. Hasta ahora, se permitía un máximo de 15 días fuera de España que se podía ampliar a 3 meses si el solicitante se trasladaba a algún país de la UE en busca de trabajo.

- «Las citaciones o comunicaciones efectuadas por el Servicio Público de Empleo Estatal y los Servicios Públicos de Empleo autonómicos por medios electrónicos para el cumplimiento del compromiso de actividad, se entenderán validas, a efectos de notificación, siempre que los solicitantes o beneficiarios de las prestaciones por desempleo hayan expresado previamente su consentimiento»

Estas medidas son aquellas que se ciñen exclusivamente a las prestaciones, subsidios, etc dirigidas a los desempleados pero el Real Decreto también contempla la subida del IVA a partir del 1 de septiembre que en algunos servicios, se incrementan un 13% (del 8 al 21%), al pasar de aplicarse el reducido al normal. También se especifica que se incrementan del 15 al 21% las retenciones del IRPF que deben realizar los autónomos profesionales en sus facturas y todas las medidas que afectan a los empleados públicos, como la supresión de la extra de navidad o de alguno de los días moscosos.

Podéis leer el Real Decreto en este enlace y las medidas que os hemos relatado figura en las páginas 6, 7 y a partir de la página 30.

http://www.portalparados.es/actualidad/22551/Se-suprime-el-subsidio-para-mayores-de-45-y-el-de-52-pasa-a-los-mayores-de-55-entre-otras-sorpresas-del-BOE

Más información:

El Estado dejará de aportar la cotización que hasta ahora pagaba por los parados

Serán los nuevos desempleados los que aporten esa cantidad

RAFA BERNARDO/Prensa

Hasta ahora, los Servicios Públicos de Empleo ayudaban al parado a pagar su parte de cotizaciones a la Seguridad Social. Del 4,8% de la prestación que un desempleado tiene que ingresar para continuar protegido en el Sistema, un 65% lo paga ahora el propio parado y un 35% el Servicio de Empleo. Eso hasta ahora porque con lo aprobado por el Gobierno, el 35% de ayuda desaparece y recae el 100% del pago sobre el parado.

El efecto en la práctica es que la prestación que los desempleados perciben cada mes se reducirá algo para compensar el fin de la ayuda.

Esta medida comenzará a aplicarse desde ya, pero sólo a los nuevos desempleados; los que estén cobrando en este momento la prestación no se verán afectados. Esta decisión supone tanto que aumenta la cantidad que los parados tienen que pagar a la seguridad social, una medida que contrasta con la bajada en las cotizaciones sociales de las empresas que el Gobierno ha dispuesto para los próximos dos años y, por otro lado, se suma alendurecimiento de los requisitos para acceder a los subsidios del paro.

Los parados que viajen al extranjero con cualquier duración o motivo perderán la prestación

Prensa

Los españoles que salgan al extranjero, con cualquier motivo y por el tiempo que sea,  perderán automáticamente la prestación por desempleo. Así lo establece el Gobierno en el Real-Decreto ley de medidas antidéficit aprobado ayer y publicado este sábado en el Boletín Oficial del Estado. D

Con esta nueva medida queda reformada la norma vigente, el Real Decreto 1369/2006, de 24 de noviembre, que regulaba el programa de renta activa de inserción para desempleados con especiales necesidades económicas. Según la norma, los parados con derecho a prestación por desempleo podían, hasta hoy, viajar a otros países de la Unión Europea y seguir recibiendo el subsidio durante tres meses –prorrogables a otros tres–. La condición era inscribirse como demandante de empleo en el país de destino. También existía la posibilidad de abandonar España durante quince días sin perder la prestación; en ese caso había que comunicarlo en la oficina de empleo y esperar a la emisión de una autorización.

La intención de la antigua legislación, resumida también a efectos didácticos en la guía editada por el Servicio Público de Empleo Estatal, era permitir la “interrupción en el cobro de la prestación” si el motivo del traslado era “trabajar, buscar empleo, realizar estudios que mejoren la cualificación profesional o participar en acciones de cooperación internacional”. La prestación se extinguía al pasar 12 o más meses fuera de España.

A partir de ahora, no obstante, la salida al extranjero, “por cualquier motivo o duración” interrumpirá la inscripción como demandante de empleo. En aquellos supuestos en los que se cese en la demanda de empleo, se exigirá un periodo de 12 meses “ininterrumpido” desde la nueva inscripción, de modo que a los desempleados que tenían derecho a la prestación por desempleo no les valdrá con regresar a España; tendrán que esperar un año para poder recuperar el derecho a cobrar el paro.

De esta forma, ciñéndose a la literalidad del texto, quedaría restringido el derecho a la libre circulación de los parados españoles inclusive dentro de la Unión Europea (dado que no se precisan excepciones sobre el destino). Así, un parado español no podría acudir a una entrevista de trabajo en Berlín sin arriesgarse a perder su subsidio durante un año, ni trasladarse allí un mes para buscar empleo.

Lucha contra el fraude

El nuevo Decreto Ley también añade un nuevo párrafo al artículo 229 del texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social referido al control de prestaciones. El servicio público de empleo podrá suspender el abono de la prestación por desempleo a un parado “cuando se aprecien indicios suficientes de fraude” en el curso de investigaciones realizadas por los órganos competentes en materia de lucha contra el fraude.

El Ejecutivo también precisa en la norma que, entre las obligaciones de los perceptores de prestaciones por desempleo, estará la de acreditar ante los servicios públicos de empleo aquellas actuaciones que han emprendido dirigidas a la búsqueda activa de empleo, su reinserción laboral o la mejora de su ocupabilidad.

En este sentido, se advierte de que “la no acreditación” implicará que el desempleado ha incumplido el compromiso de actividad que firmó con la oficina pública de empleo.

En cuanto a la Renta Activa de Inserción (RAI), el Gobierno señala que durante la inscripción como demandante de empleo deberá buscarse activamente empleo, “sin haber rechazo oferta de empleo adecuada ni haberse negado a participar, salvo causa justificada, en acciones de promoción, formación o reconversión” dirigidas a incrementar la ocupabilidad.

Leave a Reply